LA FAMILIA GALVÁN: UN TALLER DE ENCUADERNACIÓN CON ARTE

Encuadernaciones Galvan
Como todos los meses, dedico una entrada del blog a hablar de un encuadernador en especial. En este caso, más que uno, se trata de una familia de encuadernadores ubicados en Cádiz: los Galván. Su fundador fue José Galván Rodríguez, y la labor la han continuado sus hijos, Antonio y José Galván Cuéllar. Ambos debieron de tener muy buen maestro, porque su forma de trabajar es tan perfecta como la de su padre.

Encuadernaciones Galvan
Encuadernaciones GalvanSus mejores técnicas son el dorado y el mosaico. Tienen un manejo perfecto de los hierros (desde los decorativos hasta los arquillos y tronquillos, que usan para los dibujos y líneas). quedando todas las huellas marcadas en su justa medida de presión y tono. Seguidores de las enseñanzas del francés Jules Fache, siempre basan sus decoraciones en el contenido del libro. Son, a mi modo de ver, una buena muestra del equilibrio entre artesano y artista: artesanos porque dominan las técnicas y realizan libros de perfecto acabado, pero de un mismo estilo, encartonados en piel; y artistas, porque aprovechan esas técnicas para expresar su forma de ver el mundo.
Encuadernaciones Galvan
Akela
En su vertiente más artística tenemos sus trabajos en mosaico de piel y dorado. En la portada de Akela se puede observar la complejidad de las decoraciones y el gran control que tienen a la hora de poner hierros sueltos, además del equilibrio de color conseguido con los mosaicos del fondo. Para Palomino, era la obra maestra del maestro. Una versión realizada por sus hijos en su encuadernación de El hospital del estudio se puede ver en El arco y la serpiente, p. 144. Pero esta obra todavía se vinculaba con la colocación geométrica de los hierros, siguiendo patrones artesanales.
Encuadernaciones Galvan
Decoración caligráfica con arquillos
Encuadernaciones Galvan
Letra central de la que irradian rayos
La verdadera ruptura y paso hacia la encuadernación artística se dio con la reliure originale, a partir de 1945, donde el diseño del autor primaba sobre la simetría de la decoración. Así surgen decoraciones asimétricas y mucho más libres, con uso de materiales más novedosos que la piel. Galván forma parte, junto a Brugalla o Palomino, de los encuadernadores que modernizaron la encuadernación en España. Sus diseños basados en tipografías proceden de los de Pierre Legrain, sólo que en el caso de Galván utiliza letras alusivas al libo, integrando "contenido y contiente" en la portada del libro.
Encuadernaciones Galvan
Decoración irradiante que parte
de una flor de lis
Otra de sus influencias fueron las decoraciones con grandes hilos de oro que se curvan por toda la portada de Thérése Moncey.  En estas composiciones, los arquillos se van curvando a lo largo de toda la portada en composiciones cuasi-imposibles de realizar. A veces estos hilos de oro delimitan mosaicos, pero otras veces aparecen libres, formando la decoración con sus curvas. Cuando los hilos surgen de un motivo central se denominan "irradiantes", estilo que tomó de Georges Cretté. Estos estilos dan movilidad y dimensión a la portada del libro, y han sido múltiples veces repetidos durante unas cuantas décadas en este país. Estamos hablando de trabajos que no sólo requieren de una gran destreza y puso, sino también de elaboraciones que pueden llevar hasta meses hacerlas.
Encuadernaciones Galvan
Brujas de Goya
Encuadernaciones Galvan
Bodas de Sangre, de García Lorca
De sus obras, mi estilo preferido es el que parte de los mosaicos como forma de expresar lo onírico y lo inefable, casi como si fueran brochazos de un pintor abstracto. Como todo su trabajo, estas decoraciones se ajustan al texto que decoran. Por eso, los veremos en portadas de libros sobre Goya o García Lorca. En el libro sobre Goya se entiende perfectamente que el dibujo procede de las pinturas negras del autor, y en el de García Lorca aparecen de forma abstracta la sangre y la noche de la obra.
Encuadernaciones Galvan
Astronomicón, de estilo neoaldino
Encuadernaciones Galvan
Gramática de Nebrija con estilo
neomudéjar
Otra de sus especialidades es la reencuadernación histórica (ya lo había citado al hablar de las nuevas encuadernaciones mudéjares). Por sus manos han pasado libros tan sumamente importantes como La Gramática de Nebrija, la Biblia políglota, o el Fuero Real de Castilla. Siempre desde el respeto hacia las encuadernaciones originales, pero sin miramientos hacia las reencuadernaciones posteriores sin valor histórico ni artístico.
Encuadernaciones Galvan
La Araucana, en estilo neobarroco
Encuadernaciones Galvan
Les saisons, detalle de la guarda
Ellos procuran adecuar la nueva encuadernación a la realidad histórica del libro que tienen entre manos, y escogen la decoración más correcta. Sus encuadernaciones son de una calidad extraordinaria, de lo mejor que he visto realizar a nadie. En el incunable de la Gramatica utilizan hierros mudéjares en un estilo de rectángulos concéntricos sobre piel marrón, mientras que en el Astronomicón se puede observar una encuadernación renacentista, de estilo neoandino, con estampaciones en frío y hierros dorados. En la portada de La Araucana observamos un dorado en hierros sueltos del s. XVII, en un estilo que, por su recargamiento, se podría tomar por neobarroco. Y en las guardas de Les saitons tenemos hierros sueltos y ruedas del s. XVIII, con la inspiración francesa de las flores de lis.

Como lectura para completar este pequeño escrito recomiendo El arco y la serpiente, de José Luis Checa Cremades, donde se realiza un estudio en profundidad de estas obras y de muchas más.
Espero que hayáis disfrutado con las obras de estos grandes maestros. ¡Saludos, amantes de los libros!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...