¿QUIÉN ESTÁ DETRÁS DE ENCUADERNACIONALPODER Y OJODEVA?

Hola, bienvenido. Espero que estas líneas te sirvan para responder a tus preguntas sobre quién es Eva Rodríguez, el nombre que aparece como escritora de este blog.
Es complicado describirse a uno mismo, sobre todo porque solemos tirarnos flores e inventar, muchas veces escribiéndolo en tercera persona (me imagino que porque da mucha vergüenza eso de decir cosas increíbles sobre uno). En mi caso, si me tengo que describir de forma concisa, creo que a estas alturas de la vida me debería calificar como amante de los libros. No siempre fue así. De pequeña, en mi casa no había casi libros, y a mi madre siempre le puso muy nerviosa que yo leyera. "Muévete de ahí, que no estás haciendo nada", me gritaba si me veía enfrascada en una lectura. Es curioso porque me lo siguió diciendo incluso cuando estudié Filología y tenía que estudiar para los exámenes. Me imagino que es cuestión de perspectiva; yo también me sorprendí mucho al ver que el único libro que le regalé lo usaba como base de la lamparita de la mesilla de noche.
En este acercamiento gradual que he tenido con el libro, he ido pasando diversas etapas porque éste es un mundo muy amplio: he leído, escrito, investigado, encuadernado o editado libros, vendido, comprado, restaurado o encontrado. Voy a describir alguna de estas facetas, ya que estás interesado en conocerme.

YO ENCUADERNADORA
 Si eres un lector habitual de este blog, me imagino que es la faceta que conoces. Eva la encuadernadora, o Eva Ojodeva, porque mi página se llama Ojodeva. Sin embargo, en mi mundo por capas, ha sido una de las últimas en aparecer. Empecé a encuadernar en el año 2011, cuando pude volver a usar mis manos tras una enfermedad. Ya era editora, y quería montar una editorial que combinase ebooks con encuadernación artística y artesanal. Un día fui a comprar al lado de mi casa, en la preciosa tienda de más de cien años de Fina, y me encontré un cartel de clases de encuadernación de Esther Ruiz Bardón. Con ella aprendí a querer este oficio, a ser perfecionista con los acabados y las medidas, y a trabajar pensando en lo que le gusta al cliente. Pero como soy una mente inquieta y quería saberlo todo, me apunté a los cursos de encuadernación de la Universidad Complutense de Madrid. Fueron unas clases desiguales, algunas muy malas y otras con profesores excelentes. Recuerdos desde aquí a Arsenio Sánchez Hernampérez y a Antonio Vélez Celemín. Por el camino, me leí todo libro posible, toda página por internet; y compré hasta el material más extraño. Lo probé y fui apuntando y apuntando, sacando fotos y clasificándolo en cientos de archivos. Quien me conozca como investigadora sabrá que yo no dejo un tema hasta haberlo entendido del todo. Este espíritu obsesivo y perfeccionista que me arrastra fue el artífice de que naciera el blog. Sin esa base de datos sobre encuadernación que tengo en el ordenador, ni existiría el blog, ni nunca habrían nacido los cursos de encuadernación. En estos últimos años, y gracias a este trabajo, he conocido a muy buenas personas, que siguien creyendo que las personas valen más que el dinero o el poder. Un saludo también a todos mis amigos encuadernadores en Facebook, de los que aprendo viendo sus trabajos y a los que asalto a preguntas si algo me llama la atención. Cada nueva técnica que me cuentan es un regalo más a este cerebro que todo lo quiere saber.

YO ESCRITORA

Descojonada, en la presentación del libro
 La primera de las capas de mi personalidad, al menos la que primero se creó. Como no tenía que leer, opté por escribirlo para mí. Recuerdo mis primeros poemas y relatos con unos 8 años. Tengo la teoría que mi primer poema se lo dediqué al pisotón. Sé que me habían hablado de Quevedo y su poesía de "érase un hombre a una nariz pegado" me hizo comprender que se podía escribir sobre cualquier cosa. Desde entonces, no dejé esta costumbre, y aquí sigo, escribe que te escribe, sobre los temas más diversos e insospechados (uno de los últimos blogs que he escrito para una empresa iba de despedidas de soltero).
Pronto destaqué como escritora. Para mí era sencillo porque sólo tienes que poner lo que imaginas. Lo que no entendía de pequeña es que no todos los cerebros funcionan igual, ni imaginan, ni sienten, ni son capaces de dar sentido a los sentimientos. Me dieron un par de premios de poesía, me llevaron al concurso de narrativa de Cocacola, y en el instituto me metí a escribir en revistas. Curiosamente, jamás quise ser escritora. Simplemente es que escribir era natural.
Casualidades de la vida (que ya explicaré) me metí a estudiar Filología, especializada en literatura hispánica. Estrené dos obras de teatro, seguí con mis publicaciones en revistas, y quedé finalista del premio "Asturias joven" de narrativa. Me ganó por un voto un chico llamado Ricardo Menéndez Salmón (toda la vida viviré para vengarme, Ricardo, ya lo sabes).
 Cuando terminé la carrera y el doctorado, me metí a escribir una tesis inmensa que me llevó más de una década. Seguía escribiendo, pero ya no había tiempo ni fuerza para mandarlos a ninguna parte. De esta forma llegué a los 35 años y me di cuenta de que era mi última oportunidad de presentarme al "Asturias joven", concurso que tenía atascado en la memoria. Me puse un seudónimo, Eva Mar Santurio, y me cree un personaje para soportar la espera riéndome de mí misma. Y gané, y estaba Menéndez Salmón en el jurado: ¡Eureka!, ¡Eureka! Al fin cerraba ese ciclo. Ya lo había conseguido, ya era oficialmente escritora..., pensé... y me equivoqué. Eso sí, me lo pasé muy bien disfrazándome con peluca de pelo largo y gafas de punta (aunque todos los amigos me dijeron, simplemente, que me quedaba bien el nuevo corte de pelo), y dejándome fotografiar con cara interesante.
Un poco antes del premio me había venido una enfermedad que me tuvo en cama la mayor parte del tiempo durante cuatro años. Seguí escribiendo, pero ya perdida toda fe de conseguir nada. En realidad, cada vez me gustaba menos cómo estaba estructurado el mundo editorial. Por eso había estudiado un máster en Edición de libros; porque esto está mal hecho y hay que cambiarlo. De vez en cuando alguien descubría mis escritos y se entusiasmaba, y empezaba a decirme que me iba a ayudar a publicar en tal o cual editorial. Pero yo ya no creía en eso. Ya no me importaba la editorial que fuese, lo rechazaba, me daba repulsa. Y decidí dos cosas al mismo tiempo: no enseñar a nadie mis escritos, y enseñárselo a todo el mundo. En esta disyuntiva estaba cuando, hace unos días, tras publicar un curso de encuadernación, decidí mandarlo todo al carajo y, ya que soy editora, pues editarme a mí misma. Ale, que se vea todo, que quede bien visible.... escondidito en una esquina de un blog de encuadernación.

YO INVESTIGADORA
Soy la de la banda roja en la cabeza
Como ya he comentado, de rebote terminé estudiando Filología. En realidad, yo quería hacer periodismo (cuánto mal hizo "Lou Grant"), pero no lo había en mi universidad. "Lo ponen el año que viene, apúntate a otra carrera que sea compatible, y luego puedes cambiarte, convalidando asignaturas". Aún recuerdo la cara de ese funcionario... hace un cuarto de siglo. Obviamente, jamás pusieron periodismo, y yo terminé en Filología Hispánica. Un día, como yo había actuado en Almagro, el profesor de teatro del Siglo de Oro me dijo que fuera a investigar cómo era el corral por dentro. Hasta allí fui y, a la vuelta, me encontré que el profesor estaba enfermo y que no volvería. Así que me quedé con una investigación abierta, que no pude transmitir a quien me había preguntado. Y, como no pude deshacerme de la pregunta, como no pude cerrar esa otra puerta (porque lo bonito es que las historias se terminen, nada de finales abiertos), me dio por preguntármelo a mí misma. Me lo pregunté tanto que me especialicé en Siglo de Oro, en Lope de Vega para ser más exacto, y en escenografía. Puedes ver mis publicaciones sobre teatro y Siglo de Oro en mi página de academia.edu
He trabajado con los grupos de investigación de mayor nivel en este campo, y acabé tan desencantada como con las editoriales. La universidad es un ambiente lleno de presiones y envidias, donde difícilmente puedes entrar si no encuentras la ventana abierta en el momento justo. Y, a estas alturas de la vida, de nuevo, me cuestiono si yo sería feliz en ese ambiente. ¿Escribir artículos para conseguir puntos? ¿No nombrar en mis escritos a todo aquel que no crea a mi altura? ¿Apuntarme a congresos para conseguir más puntos? No le encuentro sentido. Eso no es investigar, eso no es amor al conocimiento. Eso es otra cosa, y necesita renovarse del todo, desde abajo y tirando bien hasta los cimientos, porque se está convirtiendo en un esperpento (no sé si en otro momento de la vida fue de otra forma). Si yo contara todo lo que han visto estos ojitos...

YO PERIODISTA-DIVULGADORA-PROFESORA
 La última de las capas, y quizá la que me mueva hoy en día. Porque, al igual que me da repelús pensar en dar clase a unos alumnos como profesora-funcionaria, cada vez me atrae más mi parte social, la que investiga para contarlo, para que se sepa la verdad. Mi yo periodista, que se quedó sin poder hacer una carrera, pero que ha seguido ahí, convirtiéndose en esta otra cosa que escribe en un blog, y quiere compartir su conocimiento con auténticos desconocidos que no suelen hablar ni comentar, callados fantasmas que pasan por mis entradas del blog, escritos que he tardado años en recopilar, como si fuera normal que se les entregue ese conocimiento. Como si el blog fuese escrito por una máquina que no necesita saber lo que opinas, tú, lector, que has llegado hasta el final de estas líneas y yo sigo sin saber por qué las lees. Entiende que este blog se nutre de tu colaboración, un comentario, un simple me gusta, un compartirlo... Vete y descubre los cursos que voy poniendo a la venta. A esta amante de los libros le gusta escribir, pero nunca le gustó sentir que escribía para la nada. Siempre creí en la comunicación. Espero que tú también.
¡Saludos y abrazos desde Asturias!

P.D. Llevo años sin sacarme fotografías. Las dos imágenes que ves me las sacaron a traición, en presentaciones o siendo obligada por la industria editorial. :) Pero bueno, así os hacéis una idea de mi aspecto.

6 comentarios:

  1. hola mi querida profesora!! cada vez que leo algo tuyo quedo mas impresionada!!hermosa y anecdotica tu historia de vida...yo tambien tengo algunos poemas escritos en una epoca de sentimientos compulsivos y que brotaron sin que me diera cuenta..por ahi estan guardados sin ver la luz..quizas algun dia...quizas no...me siento orgullosa de haberte conocido!!..jackie cubillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jackie. A mí me sigue resultando curioso esto de poder comunicarme y conectar intelectualmente con gente de todo el mundo. Yo encantada de ver a gente como tú, que disfruta con todo lo que hace :)

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Eva. Acabo de leer tu historia y no sabes lo identificada que me siento contigo. Quería darte las GRACIAS, de corazón, por el tiempo que dedicas a compartir tus conocimientos con los fantasmas que pueblan el mundo virtual. Esto de colectivizar el saber es todo un acto de generosidad que te honra, especialmente en los tiempos que nos ha tocado vivir. Te lo dice alguien que no puede permitirse pagar demasiado o muy poco y que, después de ofrecerse de aprendiz en varios talleres de su ciudad sin conseguir nada, ha acabado supliendo esta carencia material robándole horas al sueño, y a su precario sueldo, para leer (al igual que tú) todo lo que encuentra por el camino mientras prueba, experimenta y disfruta de este bello e infravalorado (o más bien prostituido) mundo de las letras y el libro.
    Un abrazo inmensamente virtual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a lo mejor te sientes un poco más identificada si te digo que he publicado hiperbreves, y que, durante años, llevé un pequeño concurso de hiperbreves en una página llamada Ciao. Circulan por la red algunos de mis hiperbreves, aunque nunca se llegaron a publicar. Te paso el enlace, y (más) suerte con los tuyos: http://www.uv.es/liquids/articles/eva%20mar_hiperbreves.pdf

      Eliminar