MATERIALES PARA IMPRIMIR QUE SE USAN EN ENCUADERNACIÓN



Hoy por hoy, la impresión de materiales es algo común en nuestras vidas. En este mundo digital, las imágenes a imprimir las tratamos desde nuestros ordenadores por lo que, con un ordenador y una impresora, cualquiera puede realizar trabajos de impresión desde su casa. En la época analógica, cuando se necesitaban realizar  planchas con los dibujos o tener tipos móviles con las letras, las impresiones eran cosa de imprentas particulares, que trabajaban de grandes maquinarias y personal especializado.



Xilografía policromada del "shi zhu"
"Sutra del diamante", libro xilográfico
Desde la llegada de la imprenta con tipos móviles a Europa (que agilizaba el trabajo de impresión con máquinas), en el siglo XV, los interiores de los libros pasaron a realizarse de esta manera (y no de forma manuscrita, como había sido hasta entonces). Antes de los "tipos móviles" existieron las impresiones con grandes tacos xilográficos de cada hoja (los conocidos como "libros xilográficos"), donde se grababa tanto el texto como la imagen de dicha hoja. Tras la aparición de los "tipos móviles", los tacos xilográficos se conservaron para las imágenes, y los textos pasaron a componerse letra a letra. Un dato interesante: ¿sabías que ya existía impresión a color en el siglo XVII? Uno de los ejemplares más antiguos que se conserva es un manual de caligrafía y pintura chino llamado "Shi zhu zhai shu hua pu" (os recomiendo que lo veais), que se realizó con la técnica de la xilografía policromada y que se conserva en la Universidad de Cambridge.
En la evolución de la impresión, hoy en día se ha llegada a la impresión completa del cuerpo y las tapas de un libro de tapa blanda en unos minutos. Lo más novedoso es la "Espresso Book Machine", que imprime el libro de bolsillo en la misma librería. Es una máquina muy cara, así que sólo la pueden tener, hoy en día, grandes cadenas de librerías; pero la "impresión bajo demanda" es el único futuro que yo veo para este tipo de negocio.
En encuadernación, podemos usar la impresión tanto para los materiales exteriores del libro como para el interior. En el interior se imprime el cuerpo del libro, pero también las hojas de guarda, que sujetan el cuerpo del libro a las tapas. El cuerpo del libro lo suelen imprimir las imprentas profesionales. Se puede realizar con una tecnología analógica (offset) o digital. En Ojodeva, además de encuadernación, también trabajamos como editores, por lo que imprimimos también el interior de los libros. Si tú debes imprimir el interior, primero debes conocer bien el trabajo que tienes entre manos para poder escoger el mejor método de impresión. El offset consigue unos bellos colores pero, para que salga a cuenta encender la máquina y echarle las tintas, debe usarse para grandes tiradas.
En esta entrada, sin embargo, me voy a centrar en la impresión de materiales que encuadernación usamos para realizar las portadas, y en lo que podemos hacer desde nuestras casas.

TIPOS DE IMPRESORAS Y TINTAS


Cuando vayamos a comprar nuestra impresora deberemos tener varias cosas en cuenta:
- Con qué material imprime. Básicamente, hay dos tipos de impresoras: de tóner o inkjet. Cada una imprime sobre materiales distintos, y debemos saber con cuáles vamos a trabajar a menudo. Si, por ejemplo, vamos a hacer transfer, hay técnicas que van con un tipo de impresión y otras con otro, y cada técnica nos da un resultado diferente. Otro ejemplo: hace unas semanas hemos visto formas de hacer dorados sobre materiales. Uno de las técnicas se basa en imprimir una hoja con tóner y luego pasarla, junto a un foil, por un laminador.
Dentro de las tintas inkjet tenemos diferencias, y estas diferencias afectan al resultado final de la impresión. Las tintas basadas en colorantes son las más extendidas en el mercado. Por desgracia, son tintas que se van con el agua, así que siempre vamos a tener que proteger nuestras impresiones si las queremos poner en la portada de un libro. También hay que dejar más tiempo secar el papel, y resistirán muy poco si están en el exterior (son las típicas hojas con colores raídos que se ven en los escaparates). Las tintas basadas en pigmentos son las que están cogiendo el mercado de las impresoras de chorro de tinta. Sus colores son más duraderos, pero no se absorben igual de bien que las anteriores tintas, y no trabajan sobre los mismos materiales. Básicamente, la tinta de colorantes es más barata y sencilla de usar, con mejores colores; mientras que la tinta de pigmentos es más resistente a los elementos, aunque no consigue tan buenos colores. Para saber sobre otros tipos de tintas que se usan en "plotters" (para impresiones más profesionales), podéis pinchar en este enlace. El mundo de las tintas está en continuo cambio, así que siempre es bueno echar un ojo a las novedades, a ver si encontramos algún material que nos sea útil. Éste es el caso de las tintas pigmentadas resistentes al agua, muy útiles para impresiones que estarán en contacto con este elemento:


 - Tamaño de impresión. Una impresora normal casera imprime sobre un DINA4. Si nosotros vamos a usarla para imprimir materiales para portadas, necesitaremos algo más grande. El siguiente tamaño es un DINA3 (el doble). Este tamaño no nos servirá para imprimir una tapa entera tamaño DINA4 (ya que no nos alcanza para el centímetro y medio que hay que dejar para pegar el material sobre la contratapa por arriba y abajo del cartón). Sí nos va a valer si queremos imprimir tapas sueltas (como para una encuadernación bradel) o un papel que no cubra toda la portada (como en una encuadernación holandesa).
- Grosor de los materiales. Una impresora casera no suele poder imprimir materiales más gruesos de 200g. Sin embargo, hay algunos materiales, como las telas o las cartulinas, que tienen mayor gramaje y deberemos tener en cuenta si vamos a trabajar o no con ellos.
Hoy en día, hay impresoras de gran calidad que tienen más cualidades que las caseras. Por ejemplo, las hay que imprimen el color blanco. En una impresora normal el blanco se consigue no imprimiendo esa zona. Sin embargo, de esta manera no podemos, por ejemplo, poner una capa blanca antes del color (que nos sirve para que los colores del material no afecten a la los de la impresión). 

También hay impresoras que tienen una mayor gama de tintas. Esto produce una mayor calidad en el color resultante.
- Imprimir y cortar: Hay impresoras que sirven para cortar el material, además de imprimirlo. Debemos mirar el grosor del material que aceptan, ya que algunas marcas no sirven para imprimir cartulinas. En una imprenta, esta función la hacen los "plotters" de corte. Sin embargo, existen opciones para hacer trabajos caseros, aunque son caros, como el Plotter Roland VersaStudio BN-20. Si queréis buscaros uno deberéis poner: plotter de impresión y corte. La mayoría solamente cortan.

TÉCNICAS DE "TRANSFER" E IMPRESIÓN
Una "transferencia" pone imágenes impresas sobre materiales complicados de imprimir directamente. Para ello, se imprime la imagen sobre un material y, gracias a un medio de transferencia, se pasa a otro. En encuadernación, por ejemplo, lo haremos a menudo sobre piel, donde se pueden lograr grandes acabados. Hay varias formas de realizar transfer, aunque básicamente debemos tener en cuenta las que se pueden hacer con impresiones inkjet o con tóner. Es un tema amplio, así que escribiré una entrada particular para hablar de ello. Lo mismo sucede con otras formas de impresión, como el uso de sellos y planchas.


MATERIALES DE IMPRESIÓN
- Papel: Podemos usar el papel impreso en el cuerpo del libro, en las guardas o para el material de recubrimiento exterior. Si lo vamos a usar en las tapas es preferible que el papel cumpla ciertos requisitos: que tenga un grosor de unos 90-100g, que tenga fibras largas, y que se recubra de alguna forma, ya sea laminándolo o barnizándolo. No recomiendo usar el típico papel que se usa para imprimir, porque son papeles con fibras muy cortas y demasiado satinados y rígidos. 
Papel verjurado de color marfil

Papel verjurado color cuerda
El papel debe ser más esponjoso que estos, que se doble con facilidad cuando lo vayamos a pegar. Yo uso algunos papeles verjurados o papel-japón (que es más caro pero tiene mucha mayor resistencia). Cuando vayamos a imprimir el papel para usarlo en una tapa entera (o como hoja de guarda) deberemos tener en cuenta el sentido de la fibra, es decir, hacia dónde se pliega mejor, y colocarla en paralelo a la franquicia. Otro detalle a tener en cuenta es el color del papel. Yo suelo realizar tapas facsímiles, imitando un original viejo pero limpio. Para ello, uso papeles de color crema. En estos casos, hay que tener en cuenta que, cuanto más oscuro sea el color del papel, más se "comerá" el tono de nuestra imagen. Los mejores colores para este uso (de aspecto antiguo) son el "cordel", el "crema" o el "marfil".
- Papel de arroz: Para realizar "decoupage" se suelen comprar papeles con diseños ya impresos. Sin embargo, podemos imprimir nuestros propios diseños en nuestra impresora usando papel de arroz. El problema que tiene este papel  es que es muy fino y no lo cogen los rodillos. Lo que se hace es sujetar este papel sobre otro papel más grueso y, así, se mete a imprimir. Se tiene que pegar provisionalmente, de forma que se pueda volver a quitar. Como son papeles con las fibras muy separadas, parte de la impresión se perderá al quedar impreso en el material que hemos puesto como sujeción. Si esto afecta al color de la imagen, probad a subir la saturación o la calidad de impresión, pero nunca quedará con una calidad fotográfica. Es por ello que es una impresión que viene bien para proyectos con aspecto antiguo (véase nuestro curso online de "envejecido de materiales"). En el vídeo que vais a ver a continuación lo hacen con papel de servilletas, pero yo os  recomiendo usar un papel de arroz de calidad, para que no se rompa y os estropee la impresora:

- Robust. Papel preparado para resistir el agua y la grasa. En realidad, tiene un grosor de 300g, por lo que se tiene que tomar como cartulina. Yo lo uso para interiores de cartas de restaurante, o en trípticos que tiene que ser resistentes.
- Papel  "freeze". Este papel es todo lo contrario de lo que estamos usando para imprimir con chorro de tinta, ya que tiene una gran capa cubriente que impide que la tinta se impregne en el material. Sin embargo, esto, que en un principio puede parecer un problema, en realidad nos sirve si usamos este papel como "medio" para hacer un transfer, es decir, pasar esa tinta del papel a otro material. Lo veremos más detalladamente, por tanto, al hablar de esta técnica:

Este papel también nos sirve para pegarlo a la tela antes de meterla en la impresora. Así que es bueno tenerlo a mano cuando se trabaja con estas técnicas.
- Cartulina: Una cartulina es un papel de mayor grosor. Con cartulinas no se puede recubrir cartón, pero sí hacer directamente las tapas. De esta forma se realizan los típicos libros en el mundo editorial de hoy en día. Recordar que, si vais a hacer este tipo de portadas, deberéis tener una impresora que acepte grosores mayores a 200g. No recomiendo usar estos grosores para hacer las guardas del libro, ya que se rompen con el uso porque no aguantan las tensiones.
Portada impresa en Guaflex intenso, aguanta el agua
- Guaflex intenso. Tal y como he dicho al hablar de los materiales preparados para resistir el agua y la grasa (que uso en las cartas de restaurante que hago), hay muy pocos que se puedan imprimir. Se imprime tóner. En una imprenta te pueden dar problemas para imprimírtela, ya que no conocen el material y temen que se les rompan las máquinas (yo sólo conseguí que me lo hicieran en un lugar). Sin embargo, estos temores son estupideces. Es un material preparado para imprimir, y yo lo uso habitualmente en mi impresora sin problemas.
Portada impresa en lienzo y barnizada
- Tela de lienzo: Si quieres poder usarla en tu propia impresora deberás ver si tienes una que acepte grosores superiores  a los 200g (hasta 300g), y comprobar el grosor de la tela (el  lienzo se suele usar para imprimir cuadros, por lo que los grosores son mayores a los 300g; esto es demasiado para encuadernación). Además, deben ser telas imprimadas para la impresión, no sirve cualquiera. La imprimación es el producto químico que se echa sobre el material para que absorba y fije la tinta. Yo compro directamente estas telas en una empresa que fabrica lienzos para cuadros, aunque también las he visto a la venta en tiendas de bellas artes. Hay que saber cómo manejar este producto. No es bueno que queden fuera de un recubrimiento de plástico mientras no se usen, ni tocarlos demasiado con las manos. Ambas cosas pueden quitarle la imprimación, por lo que luego no quedan bien fijados los colores. También hay que saber que el color se "descascarilla" si se roza demasiado contra algo. Así que, si lo vamos a utilizar para hacer una libreta, hay que avisar que mejor no llevarla en bolsos o junto a elementos que puedan estropearla. Se imprime con chorro de tinta.
- Telas. En el mercado hay varias marcas que fabrican telas para imprimir. Suelen ser americanas, y están relacionadas con el patchwork (la que mejor resultados me ha dado es la "EQ printables", aunque son caras). Si queréis buscar alguna, sólo hay que poner en Google "inkjet fabric". Hay que tener cuidado con escoger una tela que nos sirva, ya que yo he comprado alguna demasiado delgada que no vale para encuadernar.
- Preparar tu propia tela. Si queremos que cualquier tinta nos sirva para imprimir sobre tela existen productos ya preparados, que sellan la tela y la convierten en un material apto para la impresión. Yo conozco el " Bubble Jet Set", que sirve para imprimir sobre algodón o seda. Una buena tela sobre la que trabajar es el percale de algodón. Si es nueva, antes de imprimarla hay que lavarla con agua. Para que entre en la impresora, la pondremos sobre un papel con un pegamento momentáneo.

- Acetato: Para imprimir sobre una fondo transparente. Existen acetatos preparados para impresoras inkjet o láser. Así que, cuando compremos el material, debemos mirar cuál es el que nos interesa. El acetato se suele usar para el interior de la encuadernación, en el cuerpo del libro (aunque yo también lo he usado en encuadernaciones con ventanas transparentes en la portada). Con él se ponen, por ejemplo, títulos encima de imágenes (de fotografías originales que no queremos estropear imprimiendo encima de ellas). También podemos preparar nosotros un acetato normal para impresión, dándole un baño en cola blanca diluida, aunque los resultados no son tan buenos:

- Impresión sobre madera. Se tiene que usar una impresora que sirve para imprimir sobre materiales rígidos. Se pueden realizar dos tipos de impresiones: con o sin color blanco debajo. Si, antes de imprimir la imagen, se coloca una tinta blanca debajo, los colores se verán mejor, ya que el tono de la madera no afectará a la impresión final. Sin embargo, si realizas este trabajo con una empresa, te saldrá más caro, ya que es una capa más de impresión. Con una impresión de este tipo se puede llegar, incluso, a zonas hundidas. En mi caso, fue la solución para una portada con tablillas de bambú, donde una serigrafía hubiese quedado con zonas sin tintar.
Piel impresa de Pileus
- Impresión sobre piel. No se puede hacer con una impresora de casa, pero existen empresas que, hoy en día, realizan este tipo de impresión. Hasta ahora, si querías poner una imagen impresa sobre piel debías realizar una transferencia. Es conveniente trabajar con pieles de colores muy claros y sin capa protectora. Yo recomendaría pieles tintadas de blanco o algún crema clarito.

RECUBRIMIENTOS
La tinta hay que protegerla de los elementos, para que no se vaya el color. Como ya he dicho al hablar de los tipos de tintas, les puede afectar la luz solar, el agua o el roce. Algunas formas de protegerlos es ponerles barniz UV (que protege contra la acción solar), el laminado plástico (véase la entrada sobre "laminados"), esquineras metálicas (que protegen del roce en la zona más delicada como son las esquinas), o la cera (para proteger del roce en papeles). 

Y hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os haya parecido interesante y que os sirva en vuestros trabajos.

2 comentarios:

  1. Me ha encantado. Voy a probar a usar verjurado crema para imprimir las tapas de una encuadernación propia. Ya que en guaflex lo usaré para serigrafía.

    ResponderEliminar
  2. Te lo agradezco porque nos gustaría hacer algunas impresiones de nuestras fotografías de las vacaciones, gracias por la ayuda

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...