TIPOS DE ENCUADERNACIÓN HOLANDESA

encuadernacion holandesa estilo de un tercio
Encuadernación holandesa
La encuadernación holandesa es también conocida como de "media pasta", "quarter binding", o "quarter bound". Se caracteriza por utilizar diferentes materiales en la zona del lomo y en el de las tapas. La combinación más clásica durante el siglo XIX y principios del XX fue un lomo en piel, con nervios y tejuelo, combinado con unas tapas en papel (de aguas) o tela. De esta forma, en las zonas donde debe doblar el libro, se encuentra el material más resistente y flexible (la piel y la tela), mientras que la zona a decorar lleva el papel.  Así se consigue una encuadernación duradera y más barata que una entera, ya que los materiales caros (piel o tela) sólo ocupan poco más que el lomo. Si en el lomo se pone tela, entonces se puede conocer como "media tela", y, si es piel, la podremos encontrar citada como "media piel".

Estéticamente, hay que procurar que los materiales de lomo y tapa combinen bien los colores. La forma más clásica es un lomo de piel en colores marrones, en combinación con unas tapas de tela rojiza o papeles al agua. Pero esta encuadernación tiene muchas más posibilidades que no se suelen aprovechar. Es tan versátil, que incluso nos permite colocar unas tapas sin material cubriente. Por ejemplo: una encuadernación con tapas de madera, o de metal, cartón...
El mayor problema que tiene esta encuadernación es que se vincula estéticamente con una época "viejuna", por su gran uso a comienzos del siglo XX. El aspecto que se le daba por aquel entonces es el mismo que se ha seguido repitiendo a lo largo de más de un siglo, por lo que no se suele pensar en ella cuando tratamos de hacer encuadernaciones más modernas o innovadoras. Desde Ojodeva te queremos mostrar cómo una encuadernación holandesa es mucho más que el típico libro de media piel que se encuentra en las bibliotecas de los abuelos. Hoy voy a ahondar en las distintas posibilidades que tenemos a nuestro alcance si optamos por realizar una encuadernación de este tipo.

1.- Encuadernación holandesa clásica
Encuadernación holandesa
Encuadernación holandesa clásica
con rueda de oro en la zona de separación
Encuadernación holandesa
Holandesa clásica
Tanto si optamos por una estructura con piel como con tela, el material que cubre el lomo cubrirá parte de la tapa. Las medidas más utilizadas es que este material ocupe entre 1/3 y 1/4 del ancho de la tapa. Eso ya es cuestión de gustos personales. Si se realiza con piel, ésta se rebajará muy bien por todos los lados, y después se aplastará con el bruñidor de tal forma que, cuando pongamos la tela o papel de la tapa encima, no se note un engrosamiento en la zona donde los dos materiales se superponen. Lo normal es que se ponga primero el material del lomo, se busque cuál es la zona más estrecha de las dos tapas (aunque cortemos el lomo rectangular, al pegarlo a las tapas siempre se moverá algo y no quedará totalmente recto, por eso el realizar esta medida), se marque esa misma medida en las esquinas del lomo que dan a la tapa, y se usen esas medidas para colocar el otro material partiendo de dichas marcas. En ocasiones se decora el límite del lomo en la tapa con una rueda (ya sea un hilo dorado, o una rueda con un dibujo más elaborado). En una encuadernación clásica, las tapas sólo irán con una tela de color liso, o un papel de aguas, como mucho. 


2.- Holandesa con puntas (Half bound)
Encuadernación holandesa
Encuadernación holandesa
con puntas
Encuadernación holandesa
Holandesa con puntas grandes y
con puntas pequeñas
A veces, en una estructura clásica, se refuerzan y se decoran las esquinas de la portada con el mismo material que el lomo. Se refuerzan porque, como se ha colocado papel, las esquinas se rompen con facilidad, ya que es una zona de mucho desgaste. Y se decoran ya que las esquinas van a "juego" con el lomo, equilibrando el aspecto de la portada. Si realizamos una holandesa completamente clásica, entonces cada lado de la esquina debe medir lo mismo que el material del lomo sobre la portada. Es decir: si hacemos una holandesa de 1/3, será cada lado de 1/3. Y, si es de 1/4, pues de 1/4. Lo normal es que sean esquinas triangulares, pero podemos innovar realizando el mismo acabado decorativo que tenga el borde del lomo que pongamos (por ejemplo, con una forma irregular, o con una rueda decorativa).
Las puntas se pueden hacer también colocando esquineras metálicas, o realizando unas esquineras pintadas, meramente decorativas. Otra forma es colocar el refuerzo de la esquina fuera de la vista, poniendo la esquina de tela o piel tapada por el papel de la portada.

3.- Holandesa con banda
Encuadernación holandesa
Holandesa banda
En otras ocasiones, se decora y refuerza el borde de la tapa con una banda del mismo material del lomo. Si se siguen medidas clásicas, entonces la banda será recta y su ancho medirá la mitad que el de la zona del lomo. Es decír: si hacemos una encuadernación con lomo de 1/3, la banda del borde tendrá un ancho de 1/6. Cuando se innova, entonces la banda y el lomo se equilibrarán dentro de dicha innovación. Por ejemplo: si ponemos un lomo inclinado, la banda se colocará de la misma forma; si el lomo tiene un acabado con filigranas, haremos lo mismo en la banda, etc.


4.- Holandesa a una tapa
Encuadernacion holandesa con papel sólo en la tapa
Holandesa a una tapa
Se trata de un acabado ya moderno, donde el segundo material sólo se coloca en la portada, mientras que la contraportada se cubre por completo con el material del lomo. Podemos optar por este acabado por una cuestión estética, aunque también económica. Se escogería en el caso en que el material decorativo es más caro que el de la zona del lomo. Por ejemplo, en el caso de la fotografía, el lomo es de falsa piel, mientras que en la portada he puesto un caro papel japonés. En este caso, entonces, el sentido económico de la holandesa es al contrario de lo que suele ocurrir. Colocamos, entonces, el papel caro sólo en la zona donde más se le va a ver, y la contraportada queda como si fuera de una "tapa entera".

5.- Decoraciones del lomo
Encuadernación holandesa con nervios en el lomo
Encuadernación holandesa
con nervios en el lomo
Encuadernación holandesa
Holandesa con lomo inclinado
La forma más clásica de decorar el lomo es con nervios o dorados y tejuelo, y un corte recto. Sin embargo, si lo que queremos es innovar en esta clase de encuadernaciones, el corte del lomo será lo primero a retocar. Cualquier cambio en el corte recto, será tomado como "moderno", así que debemos tenerlo en cuenta si estamos nuevas formas de enfocar nuestro trabajo. Podemos seguir con cortes rectos, sólo que cambiando el ángulo del corte, lo que nos da un lomo de líneas inclinadas. Con este pequeña variante, y poco más, estaremos ante un aspecto mucho más moderno que los anteriores.
Encuadernación holandesa con lomo curvo en piel y tapa de madera
Encuadernación holandesa con
lomo curvo en piel y tapa de madera
Encuadernación holandesa con lomo irregular
Encuadernación holandesa con
lomo irregular
A partir de aquí, innovaremos hasta donde nos deje nuestra imaginación. Podemos realizar acabados curvos (con una curva, con dos...), de corte irregular, con filigranas en el borde, con una cinta (recta o de ganchillo) pegada en el borde, con tiras por encima del lomo, con tela doblada, con piel arrugada y abultada... 
Encuadernación holandesa
Holandesa con ganchillo

Encuadernación holandesa
Con cintas en el lomo
A la hora de escoger lo que queremos hacer, debemos de tener en cuenta los dos materiales que vayamos a utilizar, cuál irá por encima de cuál, sus colores, su forma, las posibilidades decorativas de cada uno de los materiales... Recordemos que la base de la encuadernación holandesa es que está formada por dos materiales distintos, así que debemos considerar que lo que hagamos en el lomo pueda equilibrarse con lo que nos permite realizar el material de la portada.

6.- Decoraciones de la portada
Encuadernación holandesa
Encuadernación holandesa con dibujo
en 3D en la portada

Encuadernación holandesa
Troquelado
Lo más común es utilizar un papel decorativo o, en estos tiempos, un papel impreso con la imagen que queramos poner. Pero el hecho de que el material de la portada vaya por separado, nos permite una gran libertad a la hora de decorarlo. Entre otras cosas, por ejemplo, podemos realizar decoraciones dimensionadas sin que esto llegue a afectar a la forma de abrir el libro. Como estamos viendo, al ser un material distinto al del lomo, las opciones decorativas también son distintas.Se suele optar porque la decoración vaya en una o en otra zona, sin que una "pise" a la otra". También podemos optar por una decoración que aúne ambas zonas.

7.- Cierres
Encuadernación holandesa
Holandesa con botón

Encuadernación holandesa
Cierre de lazo
Una forma de decorar la portada es con el cierre del libro. A mí me suele gustar el colocar un botón forrado con la misma tela que el lomo. Pero sirve cualquier otro cierre, siempre que vaya a juego con el resto de la encuadernación. 


8.- Decoración en abierto
Holandesa con encuadernación entera
Holandesa con encuadernación entera
Es la forma de decorar una holandesa que tiene que ser visto con el libro abierto para contemplar el sentido de la decoración. Es una forma de tratar estas encuadernaciones con el sentido decorativo de una de tapa entera. En estos casos, el dibujo de la tapa y de la contratapa, junto al lomo, crea una imagen entera con sentido. El ejemplo que hemos utilizado viene a figurar con árbol (más o menos) con montañas y hierba. Mientras el libro permanece cerrado, el sentido no queda tan claro, y se ve más bien como un dibujo abstracto. Es muy extraño encontrarnos con holandesas de este tipo, aunque, en ocasiones, se ve algún encuadernación imaginativo que nos premia la vista con una.

9.- Falsa holandesa
Encuadernación holandesa
Falsa holandesa con troquelado en el lomo
Me refiero como "falsa holandesa" a aquellas encuadernaciones que, aún siendo de "tapa entera", se muestran con dos materiales diferentes en tapa y lomo, como si fuesen holandesas. Por ejemplo: si tras realizar una encuadernación de tapa entera, le ponemos otro material distinto por encima del lomo, podemos realizar un troquelado que deje ver el material original por debajo, como en la imagen. También podemos añadir el material en la zona de la portada. Una opción es pegar sobre la encuadernación entera una chapa de madera, de tal forma que parecerá que tenemos una encuadernación holandesa en madera cuando no es así. 


10.- Estilo de holandesa en otras encuadernaciones
Al igual que hemos hecho con la encuadernación de tapa entera, al darle aspecto de holandesa, podemos jugar con dos materiales en la portada de otras encuadernaciones para darles una estética de holandesa, cuando no lo son. Los ejemplos son múltiples. Yo termino mi explicación aquí, enseñándoos imágenes de algunos de estos estilos. Espero que os haya gustado y os haya dado ideas de lo que queréis hacer.
¡Saludos desde Ojodeva!

Encuadernación copta
Encuadernación copta

Encuadernación de ojal
Encuadernación de ojal

Encuadernación japonesa
Encuadernación japonesa

Encuadernacion cosido secreto belga
Cosido belga

Encuadernacion con cosido al lomo
Cosido al lomo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...