La encuadernación japonesa

encuadernación japonesa
Encuadernación japonesa con lomo y cuatro agujeros,
cosidos de dos en dos
Suele ser una encuadernación apaisada (más ancha que alta) y que tiene un cosido visto que atraviesa todo el libro (tapas y cuadernillos al mismo tiempo) desde la portada hasta la contraportada. La estructura clásica japonesa tiene el lomo a la derecha, con la apertura al revés que en occidente, pero no hay dificultad en amoldarla a nuestras costumbres (colocando la portada en el lado contrario a donde iría en Japón). La mayoría de las encuadernaciones japonesas tienen cinco agujeros (si se sigue el estilo coreano) o cuatro (en el estilo chino), pero los vamos a encontrar tanto con múltiples agujeros como con sólo dos (típico de los libros de cuentas).

encuadernacion japonesa
EncuadernaciónYotsume toji,
con escartivanas de colores

encuadernacion japonesa
Encuadernación japonesa de
"concha de tortuga"
Aunque parece una encuadernación sencilla, permite jugar con múltiples variantes. Por ejemplo: la tapa puede ser de papel o cartón, o tapa dura con material de recubrimiento y franquicia; con las hojas de dentro marcadas con la plegadera (para que doblen por el pliegue), o unidas a escartivanas  (para que los pliegos queden fuera de la zona cosida y se pueda abrir del todo); cosidos con cordel de colores, cordeles o lazos; realizando diferentes tipos de cosidos; decorando el lomo pintando los pliegos por fuera, o usando escartivanas de colores, o añadiendo tela o papel en las esquinas, o colocando una tela a juego con la de la portada; haciendo los agujeros directamente en el material o utilizando remaches. La encuadernación clásica se realiza primero sujetando los cuadernillos que van en el interior, y es la única forma para realizar las variantes que llevan los adornos de papel o tela en las esquinas del lomo (kadogire) o la tela del lomo. Sin embargo, también se puede realizar una encuadernación más rápida si sujetamos las tapas y los cuadernillos sólo con el cosido "visto".
encuadernacion japonesa
Estilo chino de cuatro agujeros,
Yamato toji

encuadernacion japonesa
Encuadernación de contables
llamada Daifuko cho
El cosido puede realizarse "de seguido", es decir, utilizar un mismo cordel para ir pasando por todos los agujeros, que se puede rematar por fuera o dentro de los cuadernillos. Las versiones más conocidas de este estilo son Yotsume toji, Kangxi, Asa-no-ha-toji y Kikko toji, conocida en castellano como "concha de tortuga". Las encuadernaciones al estilo chino, con un número par de agujeros, permite que los cosidos se hagan por separado, de dos en dos agujeros. Se puede, entonces, jugar así con los nudos y lazadas de los cordeles o cintas. En el caso del estilo Daifuko cho, que solía utilizarse para los libros contables, se trata de dos agujeros, con un cordel diferente en cada uno, que terminan atándose en el lomo. En este caso, las tapas suelen ser blandas, y los adornos se realizan en los hilos del lomo, que se dejan largos ya que se llevaban atados por ellos. Aunque no se suele citar, son encuadernaciones japonesas los cuadernos Midori, que se utilizan para el viaje, y del que ya he tratado al hablar de algunas estructuras sencillas y poco conocidas.
Cuaderno sujeto con pinzas
para hacer agujeros con punzón
Suelen ser estructuras fáciles de realizar. Y más sencilla se vuelve si, en vez de perder el tiempo haciendo los agujeros con un punzón, se utilizan brocas para papel (que están huecas por dentro) para abrir los agujeros de todo el bloque a la vez (pliegos y portada). Bien sujeto, eso sí, con un sargento a la mesa para evitar que se mueva mientras taladramos. Se suele utilizar mucho para hacer pequeños álbumes de fotos, con escartivanas que se ajusten al grosor de las fotos.



2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...