Lo que esconde una encuadernación


manuscritos ocultos
Carta de Sebastián de Cormellas,
sirviendo de papel de guarda
Los que trabajamos con libros, nos hemos encontrado con la sorpresa de descubrir que, dentro de la encuadernación de un libro, aparecía unas hojas más antiguas: ya fuera reforzando las tapas, o formando el interior del lomo. En mi caso, algunas de estas sorpresas me han ayudado para mis investigaciones filólogicas. Ahora mismo, por ejemplo, hay una carta del editor catalán Sebastián Cormellás (en 1624, refiriéndose a una edición de Lope de Vega) formando la encuadernación de un libro de 1723 que se está vendiendo desde hace unos años en todocoleccion. El precio del libro es inalcanzable, así que un investigador como yo tenemos que conformarnos con lo poco que se puede ver en las fotografías de venta. ¿Cuánto sobre la historia de las ediciones de Lope y su relación con sus editores nos podrían decir estas dos pequeñas hojas que se han salvado casi por los pelos de la quema general?

Uno de los textos que más se reutilizaron fueron los grandes cantorales medievales. El cantoral se realizaba en resistentes y grandes pergaminos que, cuando se cambió la liturgia y quedaron obsoletos, se reciclaron en pantallas de lámparas o en encuadernaciones de las ediciones del momento. Así, si buscamos el listado de las fuentes musicales medievales españolas en la Wikipedia, se describe un manuscrito de la Biblioteca de Cataluña como un folio que "sirvió de encuadernación a un libro de origen aragonés".
manuscritos ocultos
Pergamino Sharrer
El conocido como "pergamino Sharrer", por ejemplo, está formado por siete cantigas de amor del rey Denis de Portugal (1261-1325), y fue descubierto en 1990 encuadernando un registro notarial del siglo XVI. También en libros notariales gallegos han ido apareciendo, en la última década, fragmentos del Livro da montaria, de Joao I de Portugal (1350-1433). Hasta ese momento, la tradición textual de dicho libro procedía de la copia que había realizado el bachiller Serrano de Paz, en el siglo XVII. Estos textos están siendo estudiados por José Manuel Fradejas, que explica a la perfección la historia de estos textos en su gran blog Crítica textual para Dummies.
En este mismo blog hay un entrada donde se trata de los membra disiecta  (o disiecta membra) nombre con el que se conocen a estos fragmentos de antiguos manuscritos que fueron reutilizados, en esta costumbre de reciclaje de algo tan escaso y caro como eran los pergaminos. Ahí también se trata la triste de historia de cómo fuimos perdiendo nuestra memoria histórica escrita a base de destrucciones, modernizaciones y reutilizaciones. Uno de los momentos más destructivos con los antiguos manuscritos fue la aparición de la imprenta, que convirtió a los antiguos libros enormes y escritos a mano, en algo inútil, "pergamino viejo" que sólo servía para calentar las casas y encuadernar libros notariales. ¿Os imagináis lo que va a ocurrir ahora, con la llegada del mundo digital? ¿Qué será de nuestros libros "físicos"?
manuscritos ocultos
Archivo de Estado de Bolonia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...